La infelicidad.

“Puedes lograr lo que te propongas, el mundo te pertenece, vas a triunfar en todo”.

Mi hijo es el mejor, hace drogas pero ya las va a dejar.” Son frases que te atrapan.

“La gran felicidad es conocer la fuente de la infelicidad.” Fyodor Dostoevsky  

Para encontrar la fuente de la infelicidad necesitamos descubrir donde está la mentira, para erradicarla. Pensar que nos pertenece el mundo, que podemos lograr todo y que alguien dejará el vicio rápidamente, son mentiras.

Como dice Willie Nelson: “Creamos nuestra propia infelicidad. El propósito de sufrir es ayudarnos a comprender que nosotros somos quienes la causan.”

Piensas, piensas, aceptas consejos, nos quejamos, le echamos la culpa a los demás y no vemos el origen del sufrimiento.

Nos tienen que decir que la meditación nos hace felices. Nos informan que la salud y los problemas disminuyen con la meditación.

Nietzsche decía: “Los pensamientos son las sombras de nuestros sentimientos- siempre más oscuros, más vacíos y más simples.

Nuestros pensamientos nos moldean y nos convierten en lo que pensamos. Descubrir esta simple verdad cuesta años de intensa meditación.

Se requiere de guía con experiencia y conocimiento.

La verdad es que la meditación no es un juego fácil. La meditación funciona cuando verdaderamente enfrentas tu vida, tus actos y tus emociones.