Cuando el amor lo llevó al éxito.

Juan Francisco era flojo, apático y desagradable. Trataba mal a sus compañeros de trabajo y por eso nadie lo estimaba. Era descuidado en su presentación y mediocre en sus actividades. Nada le importaba y nada hacía bien. A menudo se quejaba de mala salud.

Sin embargo, el destino le tenía planeado algo especial. Un día, por accidente se enamoró a primera vista de una mujer que le correspondió. Esa misma semana se hicieron novios y Juan Francisco actuaba diferente y sonreía más.

Apenas habían pasado cinco meses y Juan Francisco lo subieron de puesto. El ya se había ganado el aprecio de mucha gente y estaba a punto de casarse.

Al año siguiente su esposa dio a luz y él se convirtió en el papá más feliz del mundo.

Juan Francisco era feliz y exitoso gracias al amor.

A menudo he visto el cambio repentino en las personas que se enamoran realmente. No me refiero a la gente que sufre por estar enamorada. Yo me refiero a la persona que goza del amor y se transforma en alegría.

El amor puede ser la mejor medicina para vivir bien. Tal vez no existe placer más grande que estar enamorado. Las experiencias de cientos de personas que se han enamorado, muestran que el amor es una actitud hacia la vida. no es algo que llega por accidente. Existen también quienes nunca se han enamorado.

La buena noticia es que casi cualquier persona puede recibir un entrenamiento para aprender a enamorarse felizmente.